Hosting Gratis Unlugar.com
Hosting - Registro .Com - Hosting Gratis - Barrio Privado - Mail List - Clasificados Gratis
Promo Hosting Unlugar.com
 

Indice  

Historia del tiro y de las armas.
April 25 2004 at 12:13 PM
 
Forum Owner


AutorReply


Forum Owner
Evolución de las armas de fuegoApril 27 2004, 2:43 PM 

Evolución de las armas de fuego February 22 2004, 8:37 PM 

Evolución de las armas de fuego

href="
http://www.tdea.edu.co/homepage/Balistica/f_evolucionarmas.htm"

Las armas de fuego a través de la historia han tenido cambios significativos, se les da este nombre en el momento que se descubre la pólvora en el año 85 a.C. en China. También tienen importancia fechas como:

La era de Marco Polo siglo XVII
La época de Bacón 1214 -1284
Siglo XVIII en Arabia Saudita
Año 1340 en España
1800, 1810, 1836, 1958 y 1968, año en que se creó el cartucho de percusión central.


Esperamos entonces, que este compendio de información contribuya de alguna manera al conocimiento de aquellas personas que realmente están interesadas en la práctica de la actividad judicial, asegurando el buen desempeño de sus funciones y la construcción de una verdadera política de autoridad en un futuro.

ARMAS DE FUEGO DESDE EL SIGLO XVII

LAS ARMAS DE PEDERNAL

Los inconvenientes que llevaba implícitos el uso del arcabuz, comunas a todas las armas en que la pólvora debía ser inflada mediante una mecha, indujeron a los constructores y armeros a buscar un procedimiento diferente para efectuar el disparo.

En efecto, ya en 1423 algunos armeros españoles inventaron el serpentín, consistente en una especie de gatillo, a cuyo extremo iba sujeta la mecha, en forma tal que el tirador, mientras hacía puntería, con sólo mover una palanquilla aproximaba el fuego a la pólvora viva y a disparar el arma.

Este procedimiento fue perfeccionado luego mediante la adición de un resorte.

Otros constructores pensaron en el antiquísimo sistema del "yesquero" al fusil; es decir, la utilización de chispas producidas por la frotación del pedernal con un trozo de hierro.

Un armero alemán fue quien construyó un arcabuz basado en ese sistema de ignición de la pólvora. Este arcabuz apareció hacia 1515 ó 1517.

ARMAS DE POLVORA DETONANTE

Esta es la última etapa en la evolución de las armas de fuego: El descubrimiento de algunas sustancias químicas que tienen la propiedad de encenderse cuando se golpean con violencia.

Hacia 1800 se pensó, por primera vez, en utilizar estas sustancias para le encendido de cartucho en las armas.

Así se volverían inútiles las aplicaciones del pedernal; en su lugar bastaba colocar un martillito.

En 1825 se generalizó el empleo de cápsulas o cebas que contenían en su interior una pequeña cantidad de esas sustancias.

Golpeadas por el percutor, éstas cebas producían una llamarada que encendía la pólvora del arma.

De ahí a la idea de reunir pólvora detonante y bala en un cartucho único, hubo un paso.

Simultáneamente, a mediados del siglo pasado el sistema de carga por el año era sustituido por el de retrocarga


Había nacido así, la moderna arma de fuego que desde hace un siglo permanece.

La Historia de las armas de fuego puede resumirse en tres etapas:

ARMAS DE MECHA: Desde el siglo XV hasta fines del siglo XVII.

ARMAS DE PEDERNAL O DE CHISPA: Desde el comienzo del siglo XVI hasta principios del siglo XIX.

ARMAS DEPOLVORA DETONANTE: Desde comienzos del siglo XIX hasta nuestros días.

LAS PRIMERAS ARMAS DE FUEGO

El conocimiento de la pólvora se pierde en la noche de los tiempos, ya que es muy posible se conociese en tiempos de Alejandro Magno, según se deduce de los escritos de Quinto Curcio; pero su aparición se produce en oriente, entre los chinos y los dúes. Se supone que fue usada hacia el 668 en el sitio de Constantinopla, y en el sitio de la Meca en el 690. Posteriormente, se usó en Tesalónica en 904 por los Sarracenos y por Salomón, Rey de Hungría, en el sitio de Belgrado en 1073; y en 1147, los Arabes, usaban armas de fuego contra los españoles.

Al parecer, fueron lo Arabes los que introdujeron la pólvora en Europa. En El Escorial, hay un tratado sobre pólvora escrito en 1249, del cual aprendió Roger Bacón la forma de fabricar la pólvora.

La adopción de ésta en Europa Central se calcula que fue alrededor del 1320, aunque ya se conocía bien en España.

LAS PRIMERAS ARMAS DE FUEGO

El desarrollo de las armas de fuego da comienzo con su introducción en Europa. Los primeros datos aparecen en 1247 en la defensa de Sevilla, donde aparecen "cañones arrojando piedras". En 1259, en la defensa de Melilla, aparece una máquina que, por su descripción, se deduce que es cañón. Fernando IV de Castilla emplea "máquinas de trueno" en el sitio de Gibraltar en 1308. En1311, Ismail ataca a Baza en Granada con "máquinas que lanzan balas de fuego con ruido parecido al trueno". De todo esto se deduce que las armas de fuego nacieron probablemente en España, y se usaron por primera vez aquí.

Para conocer las armas españolas y su historia, tenemos que dirigirnos, principalmente a los libros de Alonso Martínez Espinar, caballero de Felipe III, Felipe IV y Carlos II; y a los de Isidro Soler armero de Carlos III, Carlos IV y Fernando VII.

Alonso Martínez Espinar, nace en 1594, posiblemente en espinar, al norte de Madrid, y entra al servicio de Felipe III como paje; posteriormente, fue "ballestero" de Su Majestad, que poseía dos fusiles rayados y tres escopetas, fabricadas por Felipe Marcuarte.

A la muerte de Felipe III, le sucede Felipe IV y Alonso Martínez continúa como Ballestero Mayor al servicio de este rey; continuando como tal con Carlos II, hasta su muerte, el 14 de mayo de 1682. Su libro "Arte de Ballestería y Montería" se publicó en Madrid el año1644.

El otro libro mencionado es el de Isidro Soler, " Compendio Histórico de los Arcabuceros de Madrid" que cuenta exclusivamente los fabricantes de armas de Madrid. Existen, también, unos inventarios de armas pertenecientes a los reyes, algunos de ellos con ilustraciones.

NOMBRES DADOS A LAS PRIMERAS ARMAS

De los nombres aparecidos en las crónicas, en las que se habla del empleo en las armas de fuego, toman su nombre las diversas piezas de 'artillería"(nombre aparecido en le siglo XV para denominar a un conjunto de doce piezas que forman un grupo de armas). La primera pieza fue llamada trueno, y fue tomada a los moros por los españoles, permaneciendo este nombre hasta principio del siglo XVI.

Hacia 1359, se describen estas máquinas como bombardas, lo mismo las terrestres como las de la marina. El Marqués de Santillana, en un poema, compuesto para conmemorar la batalla naval de Ponza en1425 los llama " Ribadoquines".

Lo que ocurre es que, según el cronista o el lugar, se llama ala misma máquina con diferentes nombres; así, en granada aparece el nombre de pasavolante, y en chinchilla, el nombre de lombarda. En la fortaleza de baza, se habla de culebrinas, y en Málaga hacabuches o sacabuches con sus atacadores. El Licenciado Vargas, nos habla de espingarda, dando este nombre a pequeños sacabuches.

De todos estos nombres primitivos se han derivado los nombres de las piezas de artillería, según los calibres, longitud de tubo y peso de proyectiles.

CLASIFICACION DE PIEZAS DE ARTILLERIA

Piezas grandes
Bombarda 20 a 30 cm de calibre.
Bombardeta 8 a 10 cm de calibre.

Piezas pequeñas
Pasavolante 7 a 8 cm de calibre.
Falconete 5 a 7 cm de calibre.
Cerbatana 5 a 7 cm de calibre.
Ribadoquin 2 a 5 cm de calibre.
Esmeril 4 a 5 cm de calibre.

Piezas de trayectoria curva
Mortero 9 a 16 cm de calibre.
Trabuquera 20 a 30 cm de calibre.

Culebrina
Culebrina 9 a16 cm de calibre.
Sacre 7 a 9 cm de calibre.
Verso 4 a 5 cm de calibre.
Sacabuche 2 a 6 cm de calibre.


Posteriormente hay una serie de reformas, clasificando las piezas de artillería; además de su calibre se tiene en cuenta el material con que ha sido construido el tubo y el peso del proyectil.

SITUACION DE LAS FABRICAS DE ARMAS

En España hay tres zonas, en las cuales se encuentran enclavadas las fábricas de armas: la cuenca del río Deva en el País Vasco; Ripoll en Cataluña y muy posteriormente, Trubia en Asturias, organizada por armeros vascos. En Madrid también existieron los Armeros Reales, pero estos construían, principalmente, armas de lujo.

La razón de esta situación es, posiblemente, táctica, debido a la orografía de la región. En aquellos tiempos resultaba muy difícil acceder a estos lugares, pues estaban resguardados por montañas y bosques espesos. Las montañas protegían las forjas armeras de posibles invasores y los bosques proporcionaban madera para las cajas de las armas y carbón vegetal para las forjas.

Los ríos, por su cauce corto y empinado, proporcionaban la energía hidráulica para mover los matxinos de las forjas. Estos accidentes geográficos impiden tener una agricultura rentable por lo que sus habitantes tienen que ejercer otros oficios para poder subsistir, desarrollándose principalmente estos oficios armeros.

En la ciudad de Placencia, llamada actualmente Placencia de las Armas, se establecen Las Reales Fábricas de Armas. Todo lo que se diga sobre Placencia es aplicable a otras ciudades del alrededor. En efecto, todo el que conozca la región apreciará las defensas naturales que posee cada población, pues los montes y vaguadas que limitan, las convierten en compartimentos estancos, una respecto de la otra. Placencia de las Armas, es una depresión geográfica que limita por un lado con Eibar y por otro con Vergara.

A Eibar le sucede lo mismo, encajada entre Málzaga y Olarreaga. Límite con Vizcava. Otro de los lugares protegidos es Ermua entre Olarrega y el alto de Areitio, Elgoibar está en un lugar más abierto, pero está protegida por Mázaga y las hendiduras de Alzola y Mendaro. Estas condiciones fisicogeográficas se valoran mucho antes porque defendían las fábricas de las invasiones sufridas en la Península Ibérica.

SISTEMAS DE DISPAROS DE LAS ARMAS PORTATILES

Bombarda de mano: Llamada también " palo de fuego" o " de trueno". Era un tubo de hierro montado en un palo. Se cargaba por la boca y sobre la pólvora se atacaban trozos de hierro.

Se disparaba entre dos, uno apuntaba y el otro daba fuego al oído con una mecha. Se localiza a mediados del siglo XIV.

Platina de mecha: Aparece en el siglo XV. Consiste en una chapa de hierro colocada en la caja junto a la base del tubo, en ella hay una pieza en forma de S, que se llamaba " serpentín" y llevaba el extremo de la mecha encendida hasta la cazoleta provocando el disparo. También se llama de " fuego vivo".

Sistema de rueda: A principio del siglo XVI, el alemán Kunfss inventó este sistema, llamado también de "fuego muerto". Consiste en un terno dentado que gira al liberarse el muelle que lo retiene sobre un trozo de pirita fijo, aprisionado por dos mandíbulas en le extremo de un soporte giratorio. Al producirse chispas se encendía la pólvora situada en la cazoleta, produciéndose el disparo.

Llave de chispa: Aparece a finales del siglo XVI y se atribuye a los armeros españoles, debido a que el procedimiento para encender fuego empleado en España desde los celtíberos, es el del "chisque", o sea, haciendo chocar el hierro con el pedernal, se producen chispas que sirven para encender la yesca. Las llaves de chispas fabricadas en la zona armera eran robustas y eficaces, con el rastrillo de sola pieza, que cubre la cazoleta, evitando que se caiga la pólvora.

Estas llaves se llaman de miquelete o a la española. Fue usado durante más de dos siglos, reformándose hasta llegar a conseguir la llave a la francesa, que tiene la ventaja de tener la mayor parte del mecanismo en el interior.

A principios del siglo XVII se conocía, entre los armeros vascos, el sistema de repetición de las armas de fuego, pues en esas fechas se fabricaron " cinco arcabuces ochavados de munición de cada cinco tiros con un solo cañón de fuego y con poco intervalo de un tiro a otro" que se fabricaron para Su Majestad en las reales Fábricas de Placencia.

Sistema de percusión: A principios del siglo XIX, con el descubrimiento del fulminato de mercurio comienza a fabricarse este sistema. Sobre esto se habían hecho experimentos por varios armeros, el primero, tal vez fuese el maestro Gutiérrez, que en 1720 hizo pruebas en Sevilla.

FABRICACION DE ARMAS DE FUEGO

No se sabe bien cuando empezó la fabricación de armas de fuego en la zona armera, pero a partir de 1488 se puede ya saber con seguridad, pues el año en que le gobierno de Su Majestad envía a Vizcaya a los lombarderos de Santander, con encargo real de que labrasen las lombardas, y el mismo año manda pregonar en Vizcaya y Guipúzcoa la orden de que nadie sacase fuera del reino Bombardas, pasavolantes, cerbatanas y espingardas, armas que se fabrican en la zona armera. Esto demuestra que se fabricaban allí, sino, no tendrían razón de ser la prohibición de su exportación.

En el mismo año fue a la zona armera, Sancho Ibáñez de Mellea, a encargar la fabricación de las armas mencionadas, y se ordenó que se apremiase a los maestros y fabricantes de esas armas cuando fuesen requeridos por dicho señor.

Labayru, en la "historia general del Señorío de Vizcaya", da datos que demuestra que había en la zona materiales suficientes para la fabricación de armas de fuego y que además se contaba con fabricantes que se dedicaban a ello.

" El 18 de septiembre de 1495 se publica una pragmática para que los fabricantes de Vizcaya, Guipúzcoa y Alava, fabriquen armas de fuste, de hierro y acero y las llevasen a vender a Castilla para que los vasallos de Su Alteza usaran las armas que en ella se les mandaba, según a la clase a la que perteneciesen. Se encargaba que los precios fueran moderados".

" Las armas que se señalaron en la pragmática son estas: Los más ricos y principales, corazas de acero, falda de malla o de launas, armadura de cabeza, esto es, capacete con su babera o celada con barbote, gocetas o musequíes y lanza larga que midiera veinticuatro palmos, espada puñal y casquete".

" Los de menor estado o hacienda, corazas, armadura de cabeza, aunque sea casquete, espada, puñal, lanza, como anteriormente descrita, escudo de los llamados de Pontevedra Oviedo, y los que a este estado pertenecían, si tenían condiciones para tirar espingardas o ballestas, seles recomendaba que tuviesen estas armas en vez de lanza y pavés; y en caso de usar espingardas tuviese cincuenta pelotas, balas y tres libras de pólvora y aquel a quien sele mandaba hacer uso de ballesta debería tener consigo dos docenas y media de pasadores.

" Los de menor estado y hacienda, espada, casquete, lanza de veinticuatro palmos, y dardo con ella, y de no tener esto, lanza mediana y pavés o escudo de Pontevedra u Oviedo." (Labayru, Historia General de Vizcaya).

De estas reales provisiones se deduce que las tres provincias vascas surtían de armas de todas clases a Castilla. El 21 de mayo de 1509, el Rey católico, dirige una real carta a los corregidores de Vizcaya y Guipúzcoa, ordenando la entrega de armas al Rey de Portugal, para dotar a su armada que enviaba contra los moros.

No se limita el envío de armas únicamente de Castilla y Portugal, sino también a las posesiones más lejanas. En 1511, se envía a la isla española 500 machetes Vitorianos, 3 lombardas gruesas, 2 arcabuces de metal, y 24 escopetas de metal con sus útiles.

Magallanes, para su expedición, compró en Vizcaya, en 1518, 58 culebrinas, 7falconetes, 3 lombardas gruesas, pelotas de piedra para la artillería, 100 corchetes, 60 ballestas, 50 escopetas y 200 rodelas.

Así sucesivamente, se van aportando datos año tras año, de las armas fabricadas y entregadas para los ejércitos españoles.

EVOLUCION DE LAS ARMAS CORTAS

La palabra pistola significa arma corta de fuego que se maneja con una sola mano; también nos dicen que pistola es el nombre de una moneda que se usaba antiguamente en diversos países, principalmente en Francia, en donde se dio este nombre a un escudo español acuñado en tiempos de Carlos V e incluso que en Venezuela se usaba como adjetivo peyorativo al referirlo a las personas.

Pero la verdad es que hay muchas hipótesis sobre el origen de esta palabra en relación con las armas.

Hay quien afirma que su origen proviene de la ciudad italiana de Pistoya, e incluso dan nombres como los de Camillo Vetelli de Pistoya o Stefano Enrico de Pistoya, y hasta citan una fecha, alrededor de 1540, como inicio de tal denominación, mas ni siquiera hay pruebas fehacientes de la existencia de estos dos supuestos señores.

Existen otras conjeturas, pero la solución de este enigma no podrá solventarse hasta que algún documento, si es que existe y tiene la suficiente credibilidad, aporte los suficientes datos para revelar el misterio.

No existe unidad de criterio en cuanto a la fecha en la que se utilizaron por primera vez las armas de fuego, algunos autores las sitúan en España entre 1247 y 1311, ya refiriéndose a armas cortas, pero parece ser que el primer documento auténtico corresponde a un acuerdo firmado en la ciudad de Gante (Bélgica) fechada en 1313 y en la que se dice que el empleo de estas armas se aplicó por primera vez en Alemania. En 1350 ya hay una constancia gráfica del uso de un arma de fuego que un hombre por sí mismo podía manejar y disparar.

EL CAÑON DE MANO

Estas primeras armas de fuego, ligeras o portátiles, consistían en un tubo metálico, más o menos elaborado, cerrado por un extremo, llamado 'culata', y en la parte superior de ésta existía un orificio, el 'fogón', unido por tiras de cuero o metal a un mango. Por el extremo abierto se introducía la pólvora, el o los proyectiles y una borra de estopa o papel, se comprimía a golpes de baqueta y así quedaba cargada el arma. Para disparar se llenaba con pólvora el fogón y, tras apuntar de manera lo más precisa posible, se acercaba al pequeño orificio una mecha lenta o un carbón encendido, lo que hacía inflar el ''cebo" y éste comunicaba el fuego al interior del arma produciéndose el disparo.

Estas armas de fuego primitivo, entre las que se encontraban modelos de pequeños tamaño, pueden ser consideradas como las antecesoras de las pistolas, aunque no eran otra cosa que pieza de artillería en miniatura.

Los ejemplares de estas armas son muy escasos y, como ya hemos dicho, no se ha podido determinar con total precisión dónde y quién comenzó su fabricación y uso.

LAS ARMAS DE MECHA

El ingenio humano pronto desarrolló un sistema para que esa mecha lenta se aplicara mediante una procedimiento mecánico, creando así lo que podríamos denominar el primer sistema de percusión, o más concretamente, el antecesor de los "martillos" posteriores y actuales.

Las diferencias con el cañón de mano eran mínimas, la cargase efectuaba de la misma manera y aquí el cebo se colocaba en una pequeña cavidad circular dispuesta en la culata, en donde se encontraba el fogón. Adosada a un lateral se situaba una pieza en forma de S o "serpentín" a la que en su parte superior se sujetaba la mecha por distintos procedimientos. Para esto tiraba hacia atrás de su parte inferior, descendiendo del otro extremo sobre el fogón, prendiendo el cebo y produciéndose el disparo.

Este sistema aportó la mejora, con respecto al interior, de facilitar el apunte del arma, ya que le tirador no debía prestar toda su atención en dirigir con su mano la mecha al cebo y retirarla rápidamente afín de evitar quemarse con la llamarada. Es indudable que este sencillo mecanismo representó un notable progreso; se desarrollaron distintos tipos más o menos mecánicamente laborados para producir el descenso de la mecha sobre el cebo.

LAS ARMAS DE RUEDA

Es este un sistema más avanzado, más perfeccionado y distinto, al de mecha.

Desde antes de aparecer las armas de fuego era conocido y utilizado los sistemas de obtener fuego golpeando una piedra dura contra un hierro o "eslabón" y aprovechar las chispas que se producían para encender una "Yesca" y comunicar el fuego donde fuera necesario. Lo mismo se consigue si en vez de piedra, normalmente una variedad de sílex, se frota con un trozo de pirita, mineral que contiene hierro.

El funcionamiento de estas arma era el siguiente: se hacía girar un anillo, situado en el lateral, tallado con cortes o rebajes, mediante una llave independiente; al rodar una pequeña cadena que envolvía el perno de esa rueda, tiraba por un extremo una parte de un muelle de lámina en forma de V y quedaba fijada por un diente. Tras la rotación se abatía sobre la rueda una pieza derivada del serpentín y al que sustituía, la cual llevaba fijada en su extremo mediante unas mordazas regulables un trozo de pirita. Al tirar del gatillo se liberaba la rueda que, impulsada por la presión del muelle, giraba rozándola pirita y produciendo la chispa a la " cazoleta" que, previamente llena de pólvora, comunicaba por el fogón (ya denominado desde algunos modelos de armas de mecha, en las que se situaba en un lateral,"Oído") el fuego al interior del arma.

Las primeras pistolas de rueda fueron utilizadas principalmente por los militares para los cuerpos de caballería. Su empleo revolucionó la forma de hacer la guerra y posibilitó nuevas técnicas que hicieran de la caballería, durante un período, dueña de los campos de batalla, a la vez que fueron posible las emboscadas y asaltos nocturnos al haber sido eliminada la mecha constantemente encendida. Estas armas facilitaron un apunte mucho más preciso, una mejor manejabilidad y un notable aumento de eficacia y seguridad en cuanto a su uso.

No existen datos exactos acerca de su origen, estudiosos del tema centran su atención en Alemania, en Nuremberg concretamente, entre los años 1515 y 1517 e incluso el polifacético Leonardo da Vinci, en su Códice Atlántico, dibuja y explica el mecanismo de un arma de rueda.

El uso progresivo y extensivo de las armas de fuego hacía necesaria una mayor simplificación en su construcción y empleo.

Las armas de rueda adolecían de un excesivo precio en su realización, así como de un complicado mecanismo que solamente un experto podía sustituir o reparar. Hubo de llegarse a soluciones más racionales para que los ejércitos dotaran a sus tropas y para que los particulares, al margen de la clase alta, pudieran acceder a las armas de fuego.

La pirita, que en el sistema de ruedas se empleaba para producir las chispas, era demasiado blanda y se desmenuzaba fácilmente. Se intentó sustituirla por piedra de sílex, pero era demasiado dura y dañaba la rueda. Alguien debió pensar que en la forma tradicional de encender fuego bastaba golpear la piedra con el eslabón para producir la chispa, de ahí al arma de sílex, que luego se ha denominado simplemente de chispa, había un paso.

Su funcionamiento es simple, al mismo tiempo que más resistente y seguro que los anteriores, la piedra está sujeta también con mordazas al martillo en el lateral del arma, este al levantar se comprime un muelle y es sujetado por un resalte; al oprimir el gatillo, el martillo queda libre e impulsado por la presión del muelle, da un fuerte golpe contra una pieza de acero, provoca chispas que inflaman el cebo que reposa en la cazoleta, y lo trasmite a la carga.

ARMAS DE PERCUSION

La consecución de una cápsula de cobre que contenía una pequeña cantidad de fulminato de mercurio utilizado como iniciador del proceso de combustión, será un paso de gigante, siendo utilizado hasta la consecución de los cartuchos de auto-ignición en las armas de retrocarga.

Las armas se simplificaron notablemente al eliminarse elementos como las cazoletas, rastrillos, portapiedras, etc., cambiándose todo ello por un oído en relieve que normalmente se enroscaba en la recámara del cañón, hueco en su interior, llamado " chimenea", en el que se colocaba el pistón y un martillo en el que, en vez de piedra, existía una superficie plana que golpeaba contra la chimenea y lanzaba una llamarada hacía la carga de pólvora que contenía la recámara.

EL SIGLO DE LAS PISTOLAS AUTOMATICAS

Como ya hemos dicho se hacía necesario disponer de un único elemento que contuviera el fulminante, la carga y los proyectiles.

Lefaucheux, armero francés, fabrica en 1836 armas de caza de doble cañón y retrocarga e ideó un sistema que aplicó a sus municiones y que le han convertido en uno de los hombres más importantes en la historia de las armas. Esto fue algo tan sencillo como la " vaina".

Los cartuchos que este armero francés utilizaba se componían de un tubo de cartón al que se le había incorporado una base " culote" de cobre o latón que se cerraba en el otro extremo por el proyectil o una tapa sujeta por un pliegue en el caso de munición fraccionada; Pero este cartucho carecía de fulminante.

En 1846 Houiller perfeccionó el cartucho de Lefaucheux incorporándolo un fulminante en su interior, al que una espiga solidaria y semiperpendicular al culote detonaba al recibir el golpe del martillo.

Estos cartuchos de espiga o aguja pronto se adecuaron a cargas más potentes al producirse con vaina totalmente metálica, que al mismo tiempo les hacía más resistentes a la humedad, aunque no más seguros, pues cualquier golpe en la aguja podía hacerlos explotar.

LA PISTOLA AUTOMATICA

Las primeras armas automáticas se diseñan, como ya hemos dicho, con la aparición del cartucho metálico y la idea de contar en la propia arma con un almacén de cartuchos que por medios ajenos al usuario se fueran disponiendo para ser disparados, era esperanzadora si tenemos en cuenta que hasta entonces las armas cortas con mayor capacidad de fuego eran los revólveres ( de los que llegaron a existir ejemplares con 18 recámaras y doble cañón) pero, como es lógico, cuanto mayor era su capacidad más lenta era también su recarga.

Se considera como la primera pistola automática que alcanzó éxito mundial, la inventada por Hugo Borchardt, esta arma disponía ya de un cargador separable alojado en la empuñadura, con capacidad para ocho cartuchos.

En España ha sido utilizada una pistola denominada Bergman Bayard producía en 1291 la cual disponía de cargador separable delante del guardamonte, con capacidad para 6 cartuchos calibre 9mm Bergman Bayard.

En 1836 fue sacada al mercado la mauser, una pieza apreciada por cualquier coleccionista. Esta pistola fue la primera en incorporar el sistema de cartuchos al tresbolillo en el cargador, siendo éste parte solidaria en el arma.

En España a principio de siglo, el Teniente Coronel del Ejército don Venancio López de Ceballos y Aguirre Conde de Campo Giro, diseña una pistola automática de calibre 9mm, es realizada en su modelo 1913-16 por la firma esperanza y Unceta (Astra) que fue sustituida en 1921 por la Astra mod 400 9mm largo.

En 1911 el ejército norteamericano de diseño Browning en calibre 45 ACP denominada Colt Governmet Model.

En la primera guerra mundial se incrementaron los proyectos y producciones en las pistolas automáticas, demostrada su eficacia, así como que las fábricas de todo el mundo producen innumerables modelos de automáticas de bolsillo. En la producción mundial de entreguerras se destacan dos pistolas, la Walter P-38 alemana, esta pistola fue la primera que se incorporó como de ordenanza con un sistema de doble opción, es decir, que una vez introducida el cartucho en la recámara, el arma puede dispararse con la sola presión del gatillo.

La pistola G.P-35 que disponía de un cargador sobredimensionado que alojaba 13 cartuchos, lo que confería una enorme potencia de fuego.

LOS PRIMEROS REVOLVERES

El PEEPERBOX

Los peeperbox tuvieron su éxito y popularidad, principalmente con armas de defensa para tirar a muy corta distancia, puesto que el cañón giraba al apretar el gatillo en los de doble acción y por lo tanto carecía de miras, además, si los cañones hubieran sido largos, sería muy pesada y dejaría de ser manejable. Estas razones y el precio más ajustado de los revólveres fueron el fin de los populares peeperbox.

El verdadero revólver como tal se debe a la inventiva americana, el más antiguo que se conoce es el que patentó Collier el 21 de noviembre de 1818.

La ignición se efectúa por chispa de sílex, golpeando un yunque que vuelve por resorte a su posición de disparo al montar a mano el martillo, pero tapando una pequeña cantidad de pólvora de cebo, un diente de escape permite que el tambor o cilindro del arma gire un punto para alinear una nueva carga con el cañón.

EL REVOLVER DE CARTUCHO METALICO

Ha existido y existe una interrelación en el desarrollo de las armas entre el sistema ignición y el cartucho, desde el momento en que se produjo industrialmente el pistón de fulminante, los técnicos y diseñadores de armas buscaron nuevas formas de mejorar las armas existentes. Uno de los primeros pasos fue incorporar los elementos necesarios para cargar el arma en un cartucho que no se rompiera para poder colocar cada elemento en su sitio.

Entre los primeros cartuchos con todos los elementos estaban los diseños por Dreyse, Lefaucheux, y el de ignición anular por Flobert y Húllier y con ellos se inició una nueva era que fue la de las armas de retrocarga.

CONCLUSION

Más de siete siglos nos separan desde que algún soldado empleara por primera vez su cañón de mano, siete siglos en los que el hombre ha demostrado un espíritu de superación técnica admirable y en los que, como hemos visto, algunos cerebros preclaros para la mecánica, o simplemente la lógica supieron aplicar sus experiencias para beneficio de todos aquellos que vemos hoy en algo tan simple como una pistola, mucho más que un arma de fuego, algo que representa más de 700 años de evolución en el hombre.


 
 Respond to this message   


Forum Owner
La PistolaApril 27 2004, 2:45 PM 

La Pistola February 22 2004, 8:38 PM 

LA PISTOLA
http://www.tdea.edu.co/homepage/Balistica/pistolas.htm

Arma corta de fuego que carece de recamaras giratorias. En un sentido amplio, todas las armas cortas que no son revólveres.

El funcionamiento de las pistolas modernas es semiautomático aunque existen modelos que poseen dispositivos para tiro en ráfagas, en cuyo caso forman parte de las armas de fuego automáticas, tales tipos de pistolas poseen un culatin añadible, que sirve para sostener el arma y así facilitar su manejo.

El funcionamiento mecánico de las pistolas está sometido y cumple el principio: "la conservación de la cantidad de movimiento" (la cantidad de movimiento es el producto de su masa por su velocidad y en un sistema aislado es constante).

Los gases que empujan al proyectil actúan también sobre la corredera de la pistola en sentido contrario, consiguiendo con ello la extracción y expulsión de la vainilla e inmediatamente por acción mecánica la consiguiente alimentación o entrada de un nuevo cartucho en la recamara.

PARTES DE LA PISTOLA

CAÑON: tubo torneado de una sola pieza, abierto por ambos extremos, el interior o boca de fuego y la recamara, hallada en la parte posterior. Al igual que en los revólveres se fabrican con anima estriada y en algunas poligonal.

CAÑON FIJO: es el que va unido en una sola pieza al armazón. En este tipo de armas se produce el empuje de los gases sobre el proyectil por el principio de "accion-reaccion" se origina el movimiento de la corredera hacia atrás.

CAÑON MOVIL: este tipo de cañones puede ser de dos clases, según la forma de la unión con la corredera, por engarces o pestillos o mediante embrague o ajuste de partes salientes y entrantes, normalmente se efectúa en la parte superior trasera del cañón.

En el cañón móvil al realizarse el disparo, el proyectil avanza a través del anima empujando hacia adelante el cañón, como consecuencia del rozamiento proyectil- anima pudiendo sufrir ese desplazamiento al estar sujeto por pestillo o embrague o corredera, pero se ejecuta un leve vaivén de avance hasta quedar bloqueado mientras se produce el recorrido del proyectil por el anima. Al salir el proyectil cesa el empuje, se libera el cañón del embrague o pestillo que lo sujetaba a la corredera y en ese mismo instante ésta se desplaza hacia atrás por el empuje de los gases.

CORREDERA: Esta es una pieza móvil situada arriba del armazón y unido a éste por una guías o canales que posibilitan el movimiento de traslación longitudinal necesario para la función del automatismo. Para cumplir con la expulsión de la vainilla la corredera tiene una ventana, junto a la cual está adosada normalmente la uña extractora. En la parte posterior de la corredera la forma el bloque de cierre , que es el obturador de la recàmara y el lugar donde se aloja la aguja percutora, que en las armas de percusión central, el taladro para contener dicha aguja, con su muelle antagónico esta en el mismo centro geométrico.

En el la parte anterior de la corredera se halla un muelle helicoidal fuerte, que es el muelle recuperador, con la misión de impulsar aquella, hasta quedar en su posición normal.

Situados en la parte superior de la corredera suelen estar las piezas de puntería: alza y punto de mira.

ARMAZON: Parte donde se encuentran ubicados los mecanismos de disparo, expulsión, seguridad, y parte de automatismo.

En el extremo inferior del armazón esta la culata, que sirve para facilitar la sujeción del arma y en algunas contiene el cargador, siendo en este caso hueco para introducirlo. Junto a la culata se halla el guardamonte, pieza arqueada diseñada para proteger el disparador o gatillo.

MECANISMOS DE LA PISTOLA

Mecanismo de alimentación
Suministra el cartucho en la recàmara.

En la pistola lo constituyen:

el cargador, que contiene los cartuchos.

La corredera, que con ayuda del muelle recuperador lleva los cartuchos al interior de la recàmara.

Mecanismo de cierre.
Es el obturador de la recamara. En la pistola lo forma: el bloque de cierre, que parte de la corredera.

Mecanismo disparo y percusión.
Lo integran:

el diente de disparo o gatillo, la biela y el fiador.

La biela: es una barra transmisora de la presión.

El fiador: pieza que mantiene montado el martillo-percutor, y que como consecuencia de esa fuerza se libera de su engarce.

Forman parte del mecanismo de percusión:

el martillo percutor
la aguja percutora
muelle antagonista
muelle real o del percutor.
Existen armas que carecen de martillo propiamente dicho, entonces el propio melle real actúa como martillo percutor, incidiendo directamente sobre la aguja percutora.

La aguja percutora puede ser:

De apoyo directo: en este caso la aguja es de una longitud superior a su alojamiento, de forma que al accionar levemente en la parte trasera del percutor éste sobresale percutiendo el pistón.

De aguja lanzada: la aguja percutora en estas armas es de menor longitud que su alojamiento. Percute por inercia al recibir un golpe lo bastante fuerte para imprimir suficiente energía para que sobresalga al exterior y produzca el disparo, venciendo la resistencia del muelle antagónico.

MECANISMO DE EXPULSION Y EXTRACCION

Su función es abrir la ventana de la corredera, extraer la vainilla percutida y expulsarla al exterior.

En la pistola forma el mecanismo de expulsión y extracción: la ventana (hueco ubicado en la corredera del arma) y que permite la salida de la vainilla percutida al exterior. La uña extractora: es la pieza que sujeta el reborde al culote de la vainilla para sacarla de la recamara. Tope de expulsión: elemento del arma que facilita, por choque, la salida de la vainilla al exterior.

MECANISMO DE SEGURIDAD

Están diseñados para evitar disparos accidentales o fortuitos. Varían en los distintos modelos o marcas. Su función puede realizarse voluntariamente por medios manuales o mecánicos debido a automatismo propios del arma.

SEGUROS DE UN ARMA TIPO PISTOLA

SEGURO DE ALETA

Actúa bloqueando el mecanismo de percusión, normalmente sobre la misma aguja percutora impidiendo su movimiento.

SEGURO DE CAIDA DE PERCUTOR

Se produce por retención de un diente del martillo percutor que engarza con el fiador. El martillo queda así en posición intermedia, desde la que por acción de este tipo de seguro no puede ser disparada cuando sufra la espuela del martillo un golpe o una fuerte presión en dirección de avance al percutor.

SEGURO DE CARGADOR:

Es un seguro automático, que imposibilita el disparo siempre que la pistola no contenga el cargador. Suele actuar sobre la biela.

SEGURO DE RECAMARA ABIERTA.

Es un seguro, también automático, que impide el disparo accidental, cuando la pistola no tiene la recamara perfectamente cerrada. Actúa sobre la biela y el fiador.

SEGURO DE EMPUÑADURA:

Está situado en la misma culata normalmente en su parte posterior. Funciona desconectando el mecanismo de disparo, cuando el arma no ha sido correctamente empuñada.

Los seguros de cargador y de empuñadura no se encuentran instalados en todas la s pistolas, muchas marcas y modelos carecen de este tipo de seguros.


 
 Respond to this message   


Forum Owner
El RevolverApril 27 2004, 2:46 PM 

El Revolver February 22 2004, 8:39 PM 


http://www.tdea.edu.co/homepage/Balistica/revolveres.htm

Es el resultado practico a la idea de un arma de fuego corta que dispara por un solo cañón y que consta de varias recamaras giratorias. Valcarcel lo define como: "arma corta dotada de un sistema giratorio de repetición". Caracteriza al revolver el cilindro con orificios, que son precisamente las recamaras con giro.

Por referencias históricas se cree que el primer revolver data del siglo XVI, de ignición por mecha. Los ingleses lo llamaron "Match cock Revolving".

Las crònicas apuntan, pese a lo dicho, que posiblemente el revolver como tal de mas antigüedad puede ser inventado por Collier en 1918. Arma de un solo cañón giratorio con capacidad para cinco disparos. Este modelo producía la ignición mediante la chispa de sìlex.

La aceptación del revolver como arma nace gracias al norteamericano Samuel Colt al que muchos años atribuyen la paternidad.

Samuel Colt patentó el sistema de tambor con varias recamaras, una de las cuales se alinea con el único cañón. Añadió a su invención el sistema de avance y fijación automática del tambor. El primer revolver que sacó al mercado con estas características fue el Colt Paterson (1841), que se distinguía por carecer de palanca articulada para encajar los proyectiles y de guardamonte.

Con mecánica similar se fabricarían otros revólveres como los Adam, Remington entre otros y Colt adaptaría mejoras hasta llegar al revolver de retrocarga. Ya que todas estas eran armas de avancarga de percusión, llevando cada recámara su chimenea a la que se le coloca el pistón.

Al empezar el cartucho metálico, el revolver lo adaptaría y evolucionaría a arma de retrocarga con diferentes variaciones.

Sobre el año de 1853 dos armeros norteamericanos, Horacio Smith y Daniel Wesson, patentaron un revolver con las ventanas del tambor horadadas, con entrada y salida para poder introducir los cartuchos. La idea del tambor con recamaras abiertas en ambos orificios es originaria de Rollin White. Los cartuchos eran del calibre .22 (5.56mm), de percusión anular.

En el año de 1857 se lanzó al mercado el cartucho "Smith & Wesson" marca que se haría famosa. Cuatro años después la misma marca lanzaría al mercado el cartucho .32 americano (8.12mm).

En 1870 Smith & Wesson fabrica sus revólveres de grueso calibre con expulsor automático y apertura con desplazamiento basculante.

Los primeros revólveres que llegaron a Europa utilizaban cartuchos metálicos Lefaucheaux (cartucho de espiga) todos ellos de calibre 11mm., sistema de espiga de acción simple y de seis tiros.

En 1859 se crea el primer revolver de fuego central, es una adaptación de Kleer, del calibre 11.9mm. luego se proliferan las armas de cinco y seis tiros fabricadas en Eibar.

Desde 1890 a 1915 se fabricó un tipo de revolver característico, pero de ínfima calidad, que se llamó Velodog, procedía de distintos países principalmente: ingleses, franceses, belgas, alemanes y españoles, siendo hechos para disparar a corta distancia.

Los revólveres que actualmente circulan con mas frecuencia son de diferentes calibres como el .22, .32, .38, .357 Magnum, 44-40, .44 Magnum, e incluso para cartuchería típicamente de pistola como el 9mm. Parabellum.

El revólver para cartucho metálico ha evolucionado muy poco y la mecánica se mantiene similar a la de sus orígenes.

PIEZAS PRINCIPALES

EL CAÑON: está sujeto al armazón, enfrentado al orificio superior del tambor. Algunos llevan los elementos de puntería (alza y punto de mira), ubicados a lo alto y en los extremos anteroposterior de la superficie.

Al ánima y la superficie interna del cañón es abierta por ambos extremos y carece de recámara , las propias recámaras son precisamente los orificios del tambor, cuando quedan enfrentados al cañón.

En el extremo posterior del cañón, enfrentado a la recámara, lleva generalmente un cono de ensanchamiento para facilitar la entrada del proyectil disparado. Desde que el proyectil, por el empuje de los gases, abandona la vainilla, hasta que entra en ese cono de fricción, que es el ensanchamiento, se produce lo que llamaremos vuelo libre, que puede producir lesiones en el mismo.

EL TAMBOR: es la pieza que diferencia al revolver de las demás armas. está formado por un cilindro con orificios diseñados para contener cartuchos y actuar como recamaras.

En los revólveres de sistema de carga basculante y oscilante, el tambor posee un mecanismo de extracción.

En los revólveres modernos el tambor está alojado en el hueco de forma cuadrada, situado detrás del mismo cañón.

ARMAZON: es la parte del revolver que contiene los distintos mecanismos del arma y además sirve para empuñarla.

La superficie posterior del tambor está limitada por el plano o culata de cierre, que forma parte de la armadura, con orificios para contener la aguja percutora, el eje del cilindro y su leva.

Detrás y debajo del alojamiento del tambor, cubierto por una tapa plana, están los mecanismos de percusión, disparo, apertura y seguro.

En el interior de la empuñadura se halla el muelle real, cuya función es la de dar inercia al martillo en la acción de disparo.

MECANISMO Y FUNCIONAMIENTO DEL REVOLVER

ACCION SIMPLE

La mecánica del disparo por acción simple parte con el martillo montado en su posición mas atrasada, previa acción manual, quedando el diente del disparo, que está situado en el extremo inferior de martillo, sujeto por la arista del extremo trasero superior del disparador, que realiza la función del fiador. En esta posición el muelle real queda tensado, con lo cual al accionar el disparador se libera el diente del martillo, que producirá el disparo por la inercia adquirida por el empuje producido por el muelle real al distenderse.

ACCION DOBLE

Para la doble acción, el extremo trasero superior del disparador es el que empuja sobre una pieza móvil añadida al martillo, llamada elevador o levante, que hace levantarse éste por presión del dedo del tirador en la cola del disparador; una vez alcanzada por el martillo una altura determinada, queda libre y cae produciendo la percusión. El levante es móvil para permitir que el disparador vuelva a su sitio, para lo cual ha de pasar el repetido extremo superior del disparador hacia atrás y su recorrido retrasa el levante, que a continuación vuelve a su sitio por un pequeño muelle. (Ortega Ruiz y Toledo)

MECANISMO DE ALIMENTACION

Están formados por el tambor y por las distintas piezas necesarias para que éste gire, cambiando la recàmara sucesivamente. Las piezas que contribuyen a ello son. La corona dentada, situada en la parte posterior del tambor y la leva o biela del cilindro.


 
 Respond to this message   


Forum Owner
Armas de Fuego LargasApril 27 2004, 2:47 PM 

Armas de Fuego Largas February 22 2004, 8:40 PM 

http://www.tdea.edu.co/homepage/Balistica/armaslargas.htm

Llamaremos armas de fuego largas aquellas que están diseñadas para apoyarlas en el hombro y utilizar las dos manos. Estas poseen culata, son de mayor volumen y mas pesadas que las cortas y de cañón mas largo.

CLASIFICACION DE LAS ARMAS DE FUEGO LARGAS

POR ANIMA DE CAÑON PUEDEN SER
-armas largas de cañón estriado (subfusil, carabina)

POR LA LONGITUD DEL CAÑON PUEDEN SER:

-Rifles, Carabinas.

POR LA MECANICA DE DISPARO PUEDEN SER
-Monotiro

-Repetición

-Automática.

ARMAS DEFUEGO DE REPETICION

Son aquellas armas que están dotadas de un depósito de munición y que producen un solo disparo cuando el tirador efectúa todas las operaciones manuales y mecánicas necesarias. Se inicia con el cartucho y hay voluntad por parte del tirador en todas las acciones mecánicas (alimentación de cartucho en la recamara, bloqueo del arma, disparo, expulsión, extracción de la vainilla percutida) quedando el arma preparada para iniciar un nuevo ciclo de disparo, siempre que el arma tenga cartuchos en el cargador.

ARMAS DE REPETICION POR ACCION DE CERROJO

Sistema de rotación y traslación del cartucho dentro de la recamara. Mediante este mecanismo el arma queda cargada y lista para el disparo

ARMAS DE REPETICION POR ACCION DE PALANCA

Este sistema posee esta denominación debido a la existencia de una palanca-guardamonte situada debajo del cajón de los mecanismos, llegando la parte cerrada hasta la garganta del arma para facilitar un mejor accionamiento manual.

Este movimiento consiste en:

Desbloquear el cierre de la recamara
Montar el martillo

Un mecanismo hace que suba el cartucho procedente del deposito situado debajo del cañón.

Con el movimiento hacia adelante, el cierre avanza y al encontrar el cartucho, presentado por el elevador, lo introduce en la recamara.

El último movimiento hace que tres los ejes que componen el mecanismo, uno fijo por un extremo y los otros dos móviles, quedan alineados impidiendo la apertura de la recámara en el momento del disparo.


 
 Respond to this message   


Forum Owner
EL HUMANISTA OLÍMPICO - PIERRE DE COUBERTINApril 27 2004, 2:48 PM 

EL HUMANISTA OLÍMPICO - PIERRE DE COUBERTIN February 22 2004, 8:41 PM 

I. PIERRE DE COUBERTIN EL HOMBRE

Pierre de Fredy, Barón de Coubertin, nació en París el 1 de enero de 1863, dentro del seno de una familia acomodada y noble de ascendencia italiana, cuyos antepasados se remontan a un primer Fredy conocido, que sirvió al Rey francés Luis XI, quien le otorgó título nobiliario en 1471. Uno de los Fredy adquirirá en 1567 el Señorío de Coubertin, cerca de París, adoptando el nombre que con posterioridad conservará la familia. Pierre de Coubertin estudiará en París, en la Escuela Primaria, y ulteriormente se graduará en la Universidad de Ciencias Políticas. Vivirá en el castillo de Mirville en Normandía, propiedad de su familia y en París en la calle Oudinot número 20, la casa en donde nació y que será inicialmente el centro operativo del C.O.I.

Desengañado de la política y los políticos, desechando también una fácil carrera militar, muy propia para su rango y condición, después de profundas cavilaciones, decidió dedicarse íntegramente a la ardua tarea de la reforma educativa en su país, impulsado a ello ante las reveladoras experiencias personales obtenidas en viaje de capacitación y estudio llevado a cabo en Inglaterra y América del Norte. La educación, la enseñanza y la pedagogía, son en estos momentos de su vida poderosos motores de una febril actividad, desarrollada de forma incansable e ilusionada en prodigiosa proyección histórica de un visionario genial. "He decidido -decía- cambiar bruscamente mi carrera en el deseo de unir mi nombre al de una gran reforma pedagógica... ya que lo más importante en la vida de los pueblos modernos es la educación... la educación que ha de ser el prefacio de la vida... y lo que así expreso, es el resultado de las observaciones adquiridas en las distintas etapas de mis viajes por los Estados de Europa y América del Norte, en donde he podido constatar la existencia de grandes corrientes de reforma pedagógica, independientes de los sistemas gubernamentales e incluso superiores a las mismas tradiciones nacionales".

El poderoso motor que impulsa su vocacional ideario pedagógico ha de llevarle de manera insoslayable a la moderna concepción del olimpismo, en un tránsito en donde únicamente sus excepcionales condiciones personales de plasmar en inmediatas realidades la genial concepción de grandes ideas, hizo posible tan aventurada empresa. El deporte será pues, no sólo el medio más cómodo, rápido y eficaz para la formación del individuo, sino también el vehículo más directo de comunicación, comprensión y pacificación de los pueblos, al constituir a su entender "una escuela de nobleza y pureza moral, a la vez que medio de fortalecimiento y energía física".

El 25 de noviembre de 1892, en una conferencia que pronunció en el claustro de la parisina Sorbona sobre "los ejercicios físicos en el mundo moderno", anunció el proyecto de restablecimiento de los Juegos Olímpicos, que fracasó ante la general incomprensión, pese al júbilo que despertó la idea. Dos años más tarde y en el mismo recinto universitario, es aceptado el proyecto por unanimidad, creándose el Comité Olímpico Internacional y designándose como primera sede de los Juegos Olímpicos modernos a Atenas, en donde estos tienen lugar en 1896.

Dos consecuencias se extraen de tan histórico momento. Acababa de nacer la fuerza sociológica más importante del siglo XX, y su nacimiento se había producido al amparo, cobijo y talante intelectual de un prestigioso recinto universitario.

La misión pacificadora de los Juegos, es pauta de especial atención prioritaria para Coubertin, quien manifestaba a finales del año de su restauración: "Es preciso -decía- que cada cuatro años los Juegos Olímpicos restaurados den a la juventud universal la ocasión de un reencuentro dichoso y fraternal, con el cual se disipará poco a poco esta ignorancia en que viven los pueblos unos respecto a los otros, ignorancia que mantiene los odios, acumula los malentendidos y precipita los acontecimientos en el destino bárbaro de una lucha sin cuartel".

Coubertin será el alma motora, ideólogo, ejecutor y proyectista de la gran aventura olímpica moderna, a la que estuvo estrechamente vinculado y llevó personalmente desde sus inicios, desempeñando la presidencia del C.O.I. entre 1896 a 1925.

Usando los primitivos medios de la época, dirigió y atendió personalmente el olimpismo restaurado, recibiendo y escribiendo a mano la abundante correspondencia olímpica en progresivo aumento, en titánica tarea personal a la que dedicó todos los momentos de su vida y también la totalidad de su saneada y considerable fortuna, soportando por ello una aguda y difícil situación económica al final de su vida.

La incomprensión de un sector de sus paisanos al sentido de su obra y las tensiones políticas del momento, motivaron el traslado y ubicación del C.O.I. a la ciudad suiza de Lausana, a donde llevó también los archivos del mismo, en virtud de acuerdo firmado en el Ayuntamiento de la ciudad el 10 de abril de 1915, viviendo en este país hasta su muerte ocurrida de forma repentina el 2 de septiembre de 1937, cuando, meditante, paseaba por el parque de la Grange en Ginebra.

En su testamento, dejó establecido que su cuerpo fuera enterrado en Suiza, nación que le dio cobijo, comprensión y abrigo a él y a su obra, y que su corazón fuera llevado al mítico santuario de Olimpia, el motor espiritual de su ilusionado y fecundo quehacer olímpico. Allí reposa depositado en una estela de mármol desde el mes de marzo de 1938.

Coubertin dejó en marcha una gigantesca obra viva y cambiante (el olimpismo y los Juegos Olímpicos) y una prodigiosa fuente de conocimiento e investigación integrado por sus múltiples artículos, libros, obras, conferencias, etc., que sobrepasa las doce mil páginas impresas, genéricamente distribuidas en treinta libros, cincuenta folletos y más de mil doscientos artículos sobre las materias más diversas.

II. LA CONCEPCIÓN SOCIAL DEL DEPORTE. EL AMATEURISMO Y EL DEPORTE PARA TODOS.

Coubertin consideraba el deporte praxis como "una ejecución corporal mantenida por la realización apasionada de un esfuerzo superfluo”, configurándose en definitiva como "el culto habitual y voluntario del ejercicio muscular intensivo apoyado en el deseo de progreso y pudiendo llegar hasta el riesgo".

En cuanto pedagogo vocacional, Coubertin evaluó siempre al deporte como un inigualable medio formativo y educador, despreciando en el fondo a los que tratan y hablan de él sin practicarlo. "Si mañana se hiciera callar a todos los que hablan del deporte -diría en 1927- los que lo practican aparecerían como una falange de reducidos efectivos". Pensando en la salud social que una amplia práctica deportiva puede deparar al margen de los deslumbrantes éxitos deportivos de algunos grandes campeones y a veces equívoco exponente de una masiva práctica añade "quisiera ver un lugar donde los concursos y los récords fuesen desterrados pero donde cada adulto en cualquier momento según su conveniencia pudiera, sin riesgo de ser espiado o criticado dedicarse gratuitamente a los ejercicios más simples: carreras, saltos, lanzamientos, gimnasia y por un precio razonable, practicar el boxeo, recibir una lección de esgrima, montar a caballo en un picadero o nadar en una piscina", de ahí que considerarse que a nivel social el deporte "No es ningún objeto de lujo ni una actividad para ociosos, ni tan siquiera una compensación muscular del trabajo cerebral. Es por el contrario, para toda persona, una fuente eventual de perfeccionamiento interior, no condicionada por la ocupación laboral. Es, en definitiva, patrimonio de todos por igual y su ausencia no puede sustituirse con nada. En la lúcida mente de Coubertin y en su concepción democrática y humanitaria de la sociedad, estaban presentes los rígidos y anacrónicos clasicismos sajones de hiriente arbitrariedad y de toma muy especial en el campo deportivo, citando como ocurría según lapidaria definición de los Estatutos Fundacionales del Amateur Athletic Club de 1866, de genérica influencia en la sociedad inglesa, se consideraba deportista amateur "a todo gentleman que nunca haya tomado parte en una competición pública; que nunca haya competido con profesionales por un precio o por dinero que procediese de las inscripciones o de cualquier otro origen; que en ningún período de su vida haya sido profesor o monitor de ejercicios de este tipo como medio de subsistencia; que no sea obrero, artesano ni jornalero...”. A escasa distancia de un siglo de pronunciamiento, se puede evaluar en gran medida de cómo el olimpismo y su filosofía han allanado lacerantes y despóticas concepciones de notorio arraigo en su momento, aunque la evolución evidentemente, no fue fácil.

Coubertin planta cara al problema con una tajante declaración en enero de 1919: “Todos los deportes para todos. He aquí una fórmula que va a ser tachada de locamente utópica. Pero me trae sin cuidado. Lo he pensado y meditado ampliamente y la considero justa y posible, de ahí que los años y las fuerzas que me resten serán empleados en hacerla triunfar", "pues lo que interesa es el espíritu deportivo y no el respeto a ese ridículo concepto inglés que permite que se sacrifiquen al deporte únicamente los millonarios...

Este amateurismo no es un deseo mío, sino una imposición de Federaciones Internacionales. No es por tanto un problema olímpico”. Y añade: "Las distinciones de castas no deben jugar papel en el deporte, pues pasaron los tiempos en que podía pedirse a los falsos amateurs que deben ser perseguidos y muchos falsos profesionales a quienes debe indultarse...”, “pues durante mucho tiempo el atletismo renovado en el siglo XIX no ha sido más que el pasatiempo de la juventud rica y semiociosa.

Nuestro Comité ha luchado más que nadie para hacer de él el placer habitual de los jóvenes de la pequeña burguesía y ahora debe hacerse completamente accesible al adolescente proletario. Todos los deportes para todos. Esta es la nueva fórmula, de alguna manera utópica a cuya realización debemos consagrarnos”.

Su convicción personal sobre el tema del amateurismo deja bien a las claras a través de sus obras el carácter superfluo y anacrónico que siempre le atribuyó. “¡Otra vez el amateurismo! -diría en 1910-.

Hace ahora dieciséis años que habíamos pretendido ingenuamente acabar con el problema, y he aquí que sigue candente, idéntico e inalcanzable... Los ingleses sobre todo, se muestran encarnizados al respecto, se trata en suma de una barrera social de preocupación de casta... Personalmente me ha traído sin cuidado y hoy he de confesar con franqueza que el asunto jamás me ha apasionado... Mi concepto del deporte siempre ha sido muy distinto del de una gran mayoría de deportistas. Para mí el deporte es una religión... con sentimiento religioso, y se me antoja tan pueril relacionado todo esto con el hecho de haber percibido algún dinero, como el proclamar por las buenas que el Sacristán de la Parroquia es necesariamente un incrédulo porque percibe una retribución para asegurar el servicio del Santuario.

Por eso -añade más tarde- los problemas del amateurismo perdieron para mí el poco interés que todavía conservaban”.

La bochornosa descalificación del prodigioso atleta James Thorpe, héroe indiscutible de los Juegos de Estocolmo en 1912, pérfidamente acusado -una vez más- por puritanos e hipócritas dirigentes deportivos de su propio país de un ridículo no amateurismo, hace reflexionar estoicamente a Coubertin: "El C.O.I. -dice- falló el asunto de acuerdo con la proposición de los miembros ingleses presentes en 1913, el Duque de Somerset y el Rvdo. Laffan, felicitándose luego a los dirigentes americanos por su actitud "tan netamente deportiva" en aquella circunstancia. No faltó quien insinuase que Thorpe era un ciudadano americano de raza india y que debido a ello nos habíamos cebado en él más encarnizadamente...

Pero cuando Coubertin evalúa el desarrollo e incidencias del Congreso de Praga, su juicio sobre el tema se torna crítico y severo. "Como número final -dice- se abrió el depósito de cadáveres, extrayendo de su interior para estudiarla de nuevo, la momia del amateurismo, con su secuela de jornales perdidos, dinero de bolsillo, distinción entre profesor y profesional, consecuencias del contrato entre aficionado y profesional, etc.... .

Cuando en septiembre de 1936 a un año de su muerte, Coubertin es entrevistado por un periodista sobre el tema, en relación con el Juramento Olímpico, responde: “Se me ha reprochado a menudo, y siempre erróneamente, la pretendida hipocresía del Juramento Olímpico. Pero dejen en paz a este famoso Juramento, del cual soy el progenitor orgulloso y feliz, o ¿queréis que él exija a los atletas participantes en el Estadio Olímpico un amateurismo absoluto, del cual yo soy el primero en reconocer como imposible? Únicamente pido al Juramento una sola cosa: La lealtad deportiva”

III. EL DEPORTE SEGÚN PIERRE DE COUBERTIN

El deporte va en busca del medio para dominarlo, de la fatiga para derrotarla y de la dificultad para vencerla.

El deporte no es ningún objeto de lujo ni una actividad para ociosos, ni es siquiera una compensación muscular al trabajo cerebral. Es por el contrario, para toda persona, una fuente eventual de perfeccionamiento interior, no condicionada por la ocupación laboral, patrimonio de todos por igual y cuya esencia no puede sustituirse con nada (1927).

El deporte es patrimonio de todas las razas (1927).
Todos los deportes para todos (1919).

La distribución de castas no debe jugar papel en el deporte, pues pasaron los tiempos en los que se podía pedir a los atletas que se pagasen sus viajes y alojamientos... ya que hay muchos falsos amateurs que deberían ser perseguidos y muchos falsos profesionales a quienes se debería indultar (1910).

Durante mucho tiempo el atletismo renovado del siglo XIX, no ha sido más que el pasatiempo de una juventud rica y semiociosa. Nuestro Comité ha luchado más que nadie para hacer de él el placer habitual de los jóvenes de la pequeña burguesía y ahora debe hacerse completamente accesible al adolescente proletario.

Todos los deportes para todos (1919).

Un equipo de fútbol en cada comunidad. Un gimnasio y un campo de juego con duchas en cada barrio. Una piscina de natación en cada ciudad. Equitación y boxeo en las ocasiones que sean precisas. Una sección coral en cada sociedad de gimnasia. Lo menos posible de reglamentos, de jerarquías y de insignias. Nada de política, nada de partido, nada de dirigentes ajenos al deporte (1905).

Para que cien se entrenen en la cultura física, es preciso que veinte se especialicen; para que veinte se especialicen, es preciso que cinco sean capaces de hazañas sorprendentes. Imposible evadirse... la noción del deporte es hoy como ayer, la única fuerza verdaderamente motivadora y permanente en materia de educación física. Si ella finalizase por desvanecerse y desaparecer, la educación física se desvanecería también, como la envoltura de un balón en el que el gas se ha escapado (1913).

El ejercicio deja de ser deportivo, cuando deja de ser apasionante (1919).

El deporte es el culto voluntario y habitual del ejercicio muscular intensivo, estimulado por el deseo de progreso, no temiendo llegar hasta el riesgo (1919).

Todos los deportes para todos. He aquí lo que ahora queremos organizar con la ayuda de las municipalidades progresistas y de las grandes asociaciones obreras. Se ha hablado del "olímpico proletario". Las etiquetas no me dan miedo (1919).

Espero mucho de la clase obrera; extraordinarias fuerzas reposan en su seno y me parece capaz de grandes logros... De esta idea ha salido un plan de universidades obreras... con una administración por completo en manos de los obreros (1921).

Ni la tendencia al esfuerzo ni el hábito de la euritmia se desarrollan en nosotros de una forma espontánea, y es preciso un aprendizaje y un entrenamiento... Es por la práctica que estas virtudes penetran y permanecen en nuestra naturaleza. Y he aquí precisamente la superioridad de la actividad deportiva organizada que impone a la vez y conjuga la medida y el exceso (1918).

El deporte aparece como una especie de encarnación de la democracia (1914). ...los progresos del deporte irritan a los partidarios de la lucha de clases e interesan... a los que confían en medios más suaves para realizar los cambios por ellos en la organización de la sociedad (1913).

Es deporte una ejecución corporal mantenida por la realización apasionada de un esfuerzo superfluo (1925).

Si mañana se hiciera callar a todos los que hablan del deporte, los que lo practican aparecerían como una falange de reducidos efectivos (1927).

Lo que interesa es el espíritu deportivo y no el respeto a ese ridículo concepto inglés (el amateurismo que permite que se sacrifiquen al deporte únicamente los millonarios... Este amateurismo no es un deseo mío sino una imposición de las federaciones internacionales. No es por tanto un problema olímpico (1936).

El día en que el deportista deje de considerar por encima de todo, la alegría de su propio esfuerzo y la embriaguez de poder y de equilibrio corporal que de él deriva, el día en que se deje dominar por las consideraciones de vanidad o de interés, ese día su ideal se acabará y el valor pedagógico de este ideal, si se puede aplicar esta expresión, disminuirá irremediablemente (1920).

El espectador ideal en cuestión de deporte, es el deportista que está descansando, que interrumpe su propio ejercicio, para seguir el movimiento de un camarada más hábil o mejor entrenado (1937).

El verdadero deportista, es aquél, que no considera al espectador más que en estado contingente (1925).

No es un país verdaderamente deportista, hasta que la mayoría de sus habitantes no experimentan el deseo personal del deporte (1925).

Siendo como consecuencia del Profesionalismo y en ello ha de entenderse comprendido no sólo el ánimo de lucro, sino también la detestable vanidad que hace buscar al hombre vulgares laureles y groseras satisfacciones de amor propio, donde radica el peor enemigo del deporte y al mismo tiempo de la educación física tomada en su conjunto (1902).

Los progresos del deporte, sobre todo los técnicos, no se han interrumpido desde que el deporte ha vuelto ha ocupar su sitio en el campo de la pedagogía. Tengamos cuidado para que el punto de vista técnico no oscurezca al pedagógico, pues este último, exige que las cosas se hagan con cierta discreción y se acomoda mal a las charangas y apariencias. No sería progreso -¡todo lo contrario!- si confundiendo a la educación física preparatoria con la pedagogía deportiva, llena ésta última de recursos todavía sin explotar, se cayese en organizaciones estatales con más burocracia, un mandarinato con promociones e inspectores permanentes. No sería un avance que la publicidad intensiva de la prensa, contribuyera a preparar para el mañana, so pretexto de propaganda, la ola de disfavor que sigue infaliblemente a la influencia siempre artificial de la moda sobre la opinión.

Tampoco sería un avance que la pedantería científica invadiera este dominio y que los instructores deportivos, preocupados por la búsqueda del método, modelo de entrenamiento de los músculos, se transformaran en adeptos exclusivos de un jacobinismo fisiológico (1920).


 
 Respond to this message   


Forum Owner
Origen del skeetApril 27 2004, 2:50 PM 

Origen del skeet

http://tvuelo.tripod.com/hitoria.htm

Un grupo de cazadores entusiastas de Massachusetts inventó una forma primitiva de skeet en 1915. Para aumentar la variedad de ángulos posibles en el tiro al plato, este grupo empezó disparando a los platos desde series de doce puestos, situados en un círculo de 22,86 m de diámetro; el nuevo deporte se conoció al principio como 'tiro alrededor del reloj'.

Hacia 1920, el círculo se convirtió en un semicírculo y se añadió una segunda catapulta para proporcionar ángulos de tiro adicionales.

El deporte evolucionó rápidamente y en 1926 una revista ofreció un premio por un nombre adecuado; el nombre ganador fue skeet, una vieja palabra escandinava que significa 'disparo'.

El skeet ofrece una gran variedad de ángulos de disparo; dos catapultas situadas a 36,58 m una de la otra, lanzan los platos simultánea o alternativamente, a lo largo de dos pasillos de vuelo que se cruzan. Las máquinas están dentro de estructuras de ladrillo o cemento conectadas por un pasillo semicircular.

Hay un puesto de tiro al lado de cada estructura; otros cinco se encuentran a intervalos regulares a lo largo del pasillo y un octavo se encuentra en el centro del semicírculo.

Durante una ronda, que consiste en 25 disparos, un contendiente dispara desde cada puesto a dos platos lanzados consecutivamente por distintas máquinas, desde cuatro puestos a dos platos lanzados simultáneamente por las catapultas, y a un único plato desde un puesto determinado de acuerdo con ciertas reglas.

La mayoría de las competiciones de skeet se deciden sobre la base de disparos acertados sobre 100 o más platos; los campeones suelen acertar la totalidad de los intentos.

Los campeonatos de esta modalidad se dividen en clases de acuerdo con los promedios de los tiradores. Una prueba típica de skeet se realiza con calibres del 12, 20 o 28 y doble cañón de 410 de ánima. Los campeonatos del mundo se celebran anualmente.

El skeet es una disciplina olímpica desde 1968, y hombres y mujeres compiten en términos de igualdad.

EJERCICIOS CON LA ESCOPETA FUERA DEL CAMPO DE TIRO

Dentro de cualquier disciplina deportiva son factores fundamentales a destacar : la afición, la dedicación y la constancia. Pues bien, a través de un adecuado entrenamiento se consigue la óptima preparación del tirador, pero, como es natural, se necesita una voluntad inquebrantable, fortificada con el solo pensamiento de llegar a ser campeón.

Así las cosas, y sin que sea necesario abandonar las ocupaciones y obligaciones de cada uno, deberemos adueñarnos de todos los ratos de ocio de cada día o levantarnos diez minutos antes cada mañana y, con voluntad de llegar a triunfar, dedicarlos a la escopeta y a sus ejercicios.

Sin alejar del pensamiento ni un solo día el grado de vuestra afición, y pensando siempre en vuestro propósito, coger la escopeta para realizar los ejercicios de entrenamiento y automatismo, los cuales deber repartirse en dos o tres sesiones.

Imaginándonos que estamos en la cancha de tiro, y con la colocación propia para su práctica, se realizarán ejercicios de encare de la escopeta una y otra vez, para llegar a hacerlo como autómatas, controlando la postura de la cara con respecto al punto de mira.

Estos ejercicios se deberán realizar con los ojos cerrados, y al abrirlos se comprobará la buena colocación de la escopeta con respecto al punto de mira, adquiriendo al mismo tiempo el automatismo al hacerlo sin ninguna preocupación en la mente.

Lograda la máxima perfección y automatismo en dicho ejercicio, ampliadlo realizando ensayos de puntería a un lado y a otro, así como al frente, imaginando el plato y llevando la escopeta al punto de encuentro del disparo con plato. En estos ejercicios, el cuerpo y la escopeta forman un bloque unido, que girará de forma compacta, sin variaciones en su conjunto.

Repetir sin interrupción unas diez veces el ejercicio, haciendo pequeños descansos para que desaparezcan las molestias musculares. Realizar estas series un par de veces al día, con una duración de ocho a diez minutos para empezar, llegando hasta los quince minutos como máximo.

En los descansos se practicarán ejercicios respiratorios, con inspiraciones y expiraciones profundas, reteniendo entre ellas el aire en los pulmones algunos segundos para mejor beneficio del organismo.

Esta primera fase de ejercicios con la escopeta debiera ser, por lo beneficiosa que resulta, una costumbre mucho más extendida entre los aficionados, no solo al tiro en todas sus especialidades, sino también entre los cazadores, y todos ellos, sin distinción, podrán comprobar pronto la mejora de su nivel efectivo con el arma.

La segunda fase se basa en los mismos ejercicios de la primera, pero añadiendo pesos a los cañones de forma progresiva. Estos ejercicios constituyen un entrenamiento de mayor rendimiento, aunque por lo mismo requieren mayor voluntad, ya que son mas duros de practicar, consiguiéndose con ellos no solo el dominio absoluto del arma, sino también el de la practica del tiro con la máxima eficacia. Ambas cosas tan necesarias para participar en las grandes competiciones.

Espero que tu voluntad y tesón llegues a obtener grandes éxitos....


 
 Respond to this message   


Forum Owner
Breve historia de la primer institucion de tiro en nuestro paisApril 27 2004, 2:51 PM 

Breve historia de la primer institucion de tiro en nuestro pais February 22 2004, 8:43 PM 

Los primeros pobladores llegaron a la zona de lo que sería la Colonia San José el 2 de Julio de 1857 y se instalaron en el paraje Rincón Espiro que fuera seleccionado por el agrimensor francés don Carlos Sourigues, tarea encomendada por Urquiza que era el propulsor de esta idea de la inmigración en la zona.

Eran 93 familias suizas (del cantón de Valais); 16 familias saboyanas, 2 familias alemanas y 53 inmigrantes sin familia. Se instalaron en las llamadas “concesiones” que tenían 26 o 28 hectáreas de terreno (concesiones chicas o grandes).

San José debe su nombre en honor al propulsor de la inmigración don Justo JOSE de Urquiza.

Casi dos años después de su instalación, el 19 de marzo de 1859, fundan el llamado Tiro Suizo de la Colonia San José en el lugar llamado “La Plaza”.

La primer Comisión Directiva estaba formada por:
Antonio Muller
Juan José Bastian
Juan P. Favre
Benjamín Duprat

La mujer si bien practicaba el tiro, recién en 1903 interviene oficialmente en torneos de la mano de Berta Sardou a quien siguieron luego un gran número de mujeres en las distintas disciplinas.

Información recopilada del libro "La Colonia San José" de Hector Norberto Guionet - Ediciones Pasco


Del Libro “Urquiza y su tiempo” de Beatriz Bosch – Editorial EUDEBA
Páginas 423 y 424

…menudean los planes de colonización. Don Antonio Cuyás y Sampere propone entregar chacras a suizos y piamonteses en el rincón de Gualeguaychú. Con el fin de evitar especulaciones se conmina a poblar dentro de los seis meses todos los terrenos ya concedidos. Malograda su radicación en la provincia de Corrientes, Urquiza contempla el desamparo a que se ve reducido un grupo de familias traídas por le empresario Carlos Beck. Recuerda, sin duda, sugestiones anteriores de Alberdi transmitidas por Gutierrez. Decide colonizar por su propia cuenta.

Verificadas las deficiencias topográficas de la zona de Ibicuy, ordena al agrimensor Carlos Sourigues, por entonces jefe de la Policía de Gualeguay, mensurar tierras cercanas a su residencia, en la calera de Espiro. “Queda entendido – asienta Montero el 24 de junio – que arreglaste el no darle dinero alguno en mano a los colonos, si no que todo debe emplearse en semillas, útiles,…” hay que adelantar algo, sin embargo.

Cada jefe de familia pasa a ocupar 16 cuadras de terreno. Recibe 100 pesos, junto con cuatro bueyes, dos caballos, dos vacas lecheras y la madera para construir la vivienda.

Se los mantiene durante un año con diez libras de carne y dos libras de fariña por día por cada cinco personas adultas. Son más de cuatrocientos. Proceden de Suiza y de Saboya.

Hablan francés, alemán e italiano. El profesor del Colegio del Uruguay Estanislao Folran les da la bienvenida en el idioma de Goethe. Otro catedrático, el francés Alejo Peyret, administra la naciente comunidad. La rige un concejo municipal.

Un estricto régimen de trabajo impone la veda absoluta del expendio de bebidas alcohólicas. Contratos modelos aseguran al colono la propiedad de su lote en breve plazo. Los recién llegados cultivan maíz, trigo, maní y algodón….


 
 Respond to this message   


Forum Owner
TIRO CIUDADANO – PASADO, PRESENTE Y FUTUROApril 27 2004, 2:52 PM 

TIRO CIUDADANO – PASADO, PRESENTE Y FUTURO

Fuente: Ricardo Rio, parte del capitulo "Historia del Tiro en Argentina"

Introducción

Las autoridades del Tiro Federal Argentino siguieron presionando para tener una mayor participación y autonomía en la formación de nuevos tiradores, por tal razón el septiembre de ese año el congreso nacional sanciona la ley 6.013.- de gran importancia para los Tiro Federales, fomentando el tiro con armas de guerra y la educación física.

art.1º Autorizase al poder ejecutivo, para invertir hasta la suma de un millón de pesos, en el fomento de la instrucción de tiro con arma de guerra y de la cultura física, en todo el territorio de la república.
Art. 2ºCon la suma expresada se harán nuevos polígonos y se ayudará a las instituciones existentes en el país.
Art. 3º El poder ejecutivo establecerá concursos anuales, con premios en dinero, para los reservistas, enrolados y estudiantes que más se distingan como tiradores, no pudiendo participar de ellos ciudadanos inútiles para el servicio de las armas.
Art. 4ºLos gastos que demande el cumplimiento de la presente ley, se hará de rentas generales y se imputará de la misma.
Art. 5º comuniquesé, etc. sanción 30 septiembre 1908. Promulgación 3 octubre 1908.”

DESARROLLO

Como podrán ver, la problemática y su posible solución no es nueva, de hecho estamos discutiendo cuestiones que están cercanas a cumplir cien años.

El país de hoy no es el mismo donde se gestaron las políticas de tiro ciudadano, Roca era presidente, Pablo Richieri su ministro de guerra, y nos encontrábamos debatiendo la guerra total o la paz con Chile tratando de gestar políticas de gobierno.

El historiador Tulio Halperín Dongui, llamó a este proceso, “una nación para el desierto argentino”. Al no existir un ejército profesional y organizado la posibilidad de una guerra con Chile mantenía en vilo a la política nacional de entonces, razón por la cuál, y siguiendo fielmente la tradición de los colonos suizos piamonteses donde cada ciudadano debía ser diestro en el uso de armas de fuego, comenzó a fomentarse la política del tiro ciudadano.

Los viejos fortines de línea eran ya obsoletos para la defensa nacional pues solo a duras penas podían detener un malón de indios desordenados. Mucho menos detendrían el avance de un ejercito organizado que podría atacarnos por múltiples puntos cordilleranos. Esto Roca lo sabía, pues el había sido quien tuvo que llevar adelante la tarea de doblegar al indio y ganar el desierto para la nación.

Dentro de esta política nacional los 125 Tiros Federales, de los cuáles muchos ya funcionaban, cumplieron con una actuación destacada pues era la presencia de fuerzas regulares civiles que bajo las ordenes del ejercito nacional en ciernes defenderían el territorio de la república.

Así nacen dentro del ministerio de guerra bajo la directa supervisión del Gral. Pablo Richieri, la ley del servicio militar obligatorio y la Dirección general de tiro y gimnasia, siendo las instituciones políticas encargadas de: 1°) nacionalizar al gringo, 2°) educar a la población analfabeta, y 3°) propender a la defensa nacional.

Esa era la realidad con sus propias problemáticas al principio de 1900, hoy la historia es otra. Por eso el tiro ciudadano debe plantearse desde otra postura.

Desde la década del 70, momento en que se disolvió la Dirección General de Tiro y Gimnasia retirándose todo el apoyo a las entidades de tiro, ningún otro organismo público o privado generó el tan necesitado cambio para relanzar las políticas referentes al tiro deportivo y las entidades de tiro.

Esfuerzos aislados e intereses sectoriales han marcado los últimos quince años en el ámbito del deporte y tiro nacional. Esto dicho así de ninguna manera significa una suma de rencores y peleas públicas o privadas en nuestro ámbito; pero si demuestra la incapacidad por parte de quienes estamos inmersos en esta problemática de dar con el punto justo, preciso y equilibrado para comenzar a resolver los problemas que nos aquejan.

Quizás en este momento estemos delante de lo que a mi entender se vislumbra como la posibilidad de un cambio. Esta oportunidad esta dada por las conclusiones de la COMISIÓN V DE ENTIDADES DE TIRO, a cargo del Crio. Gral. Julio C. Mazzoni, que sesionó en el ámbito de las VII Jornadas de Derecho y Ley de armas organizadas por el Registro Nacional de Armas.

Ponencia n°1:
Del temario proyección del tiro ciudadano en el siglo XXI

Toda vez que la practica de tiro debe interpretarse como una actividad deportiva mas, la que se debe tratar de acercar a la ciudadanía y en especial a la juventud, y que es también parte de la actividad educativa y cultural de la sociedad, resulta conveniente trabajar en distintos ámbitos para lograr dichos objetivos: en el estado, motivando a las autoridades locales, regionales y nacionales para que la practica de tiro se incluya entre las actividades deportivas de los torneos juveniles, sirviendo para la formación del carácter de los adolescentes; y en las entidades intermedias, recomendando que los directivos de las mismas alienten la practica del tiro deportivo, realizando todas las gestiones necesarias para que esas entidades ofrezcan las condiciones imprescindibles de seguridad y servicio y, así mismo, acompañen la actividad agregando incentivos para la misma y efectuando las tareas necesarias para determinar el interés de la sociedad.

Ahora les propongo ir analizar los tres párrafo que a mi entender son determinantes para desentrañar las ideas – fuerzas, surgidas de estas jornadas:

a-) Toda vez que la practica de tiro debe interpretarse como una actividad deportiva mas, la que se debe tratar de acercar a la ciudadanía y en especial a la juventud, y que es también parte de la actividad educativa y cultural de la sociedad

Como primer objetivo se plantea la necesidad de romper definitivamente con el paradigma armas = violencia, dejando claramente establecido una idea - fuerza expresamente definida PRACTICA DE TIRO = DEPORTE. El tiro practicado Institucionalmente dentro del marco de la ley es un deporte reglado, organizado y representativo como cualquier otro.

Como tal, el tiro deportivo, debe presentarse a la sociedad y en especial a la juventud con un claro sentido educativo deportivo, siendo la educación con criterio y respeto por la vida bases fundamentales para el uso de las mismas.

Como actividad deportivo-cultural es parte misma de la sociedad, teniendo en nuestra historia medallistas olímpicos, numerosos campeones mundiales, panamericanos y sudamericanos. Siendo el tiro deportivo uno de los deportes que junto con el boxeo, el remo, el ciclismo y el patín más medallas Internacionales le han dado al deporte nacional.

b-) resulta conveniente trabajar en distintos ámbitos para lograr dichos objetivos: en el estado, motivando a las autoridades locales, regionales y nacionales para que la practica de tiro se incluya entre las actividades deportivas de los torneos juveniles, sirviendo para la formación del carácter de los adolescentes;

Con un claro requerimiento a las autoridades se deja expreso la necesidad de un reconocimiento público para que el tiro no sea un tema tabú, siempre se nos endilgan responsabilidades en la violencia queriendo justificarlo con la violencia política vividas en años anteriores o la delincuencia creciente. Los adolescentes y los hombres jóvenes no vivimos esa violencia, tampoco la queremos y mucho menos la proponemos. Por tal razón las autoridades competentes en cada rincón de la república deben ser responsables y encarar firmemente una política para que cada polígono del país, vea pasar a los jóvenes para que con criterio y respeto tomen conciencia de lo que significa el uso de las armas.

Si no formamos adecuadamente a los jóvenes, ante su natural curiosidad, caeremos en la ceguera de tapar el sol con la mano. Un joven puede acceder fácilmente a un arma, no se debe prohibir sino educar dentro del marco de la ley.

Es responsabilidad de la dirigencia política marcar claramente este camino, educar para prevenir, educar para el deporte. Ojalá no caigamos en acciones prohibitivas como en las que han caído entre otros, la ministra de educación del anterior gobierno. Si los dirigentes políticos no se asesoran, y actúan compulsivamente por campañas mediáticas, corremos el riego de ser gobernados por titulares y no por lineamientos que hacen a un pensamiento político a largo plazo.

c-) y en las entidades intermedias, recomendando que los directivos de las mismas alienten la practica del tiro deportivo,

Mas claro imposible, los dirigentes de las entidades deportivas (Tiros Federales, Asociaciones civiles, entidades de tiro, etc. ) deben alentar a la práctica de tiro deportivo como objetivo principal de nuestra actividad.

Esos tres puntos son a mi entender los ejes centrales sobre los cuáles se debe trabajar de cara al futuro, quizás debamos comprender que la participación activa de todos y cada uno, en el rol que se nos asigne, es la única forma de avanzar y progresar ganando espacios para nuestra actividad.

Entiendo que la única forma de lograr el crecimiento de nuestra actividad es fomentar la captación de nuevos tiradores a través de escuelas de tiro deportivo con un claro fin y propósito, generar un aumento en la masa societaria de las instituciones generando actividades deportivas enmarcadas dentro de la ley y con un claro mensaje a la sociedad, estamos enseñando a tirar deportivamente lo cuál generará legítimos usuarios responsables y comprometidos con el marco legal vigente.

Y en este caso quiero ser absolutamente claro, no deben existir dobles discursos disfrazando rambomanías patológicas con la escencia del deporte.

Socialmente es mucho más peligroso un rambomano camouflado con un rifle de aire y todas sus fantasías, que un tirador deportivo competitivo de pistola militar 9mm, fusil militar a 150 mts. o escopeta tiro práctico que solo buscan la máxima precisión con excelencia absoluta.

Por esta razón debemos ser claros en los mensajes y las conductas sin ningún tipo de eufemismo.

Si deseamos reinstaurar el tiro ciudadano debemos adecuarnos al texto constitucional donde lo deja claramente establecido en su art.21, y donde los organismos gubernamentales pertinentes establezcan los objetivos, alcances y recursos necesarios para la implementación de esta política a través de las entidades de tiro.

El tiro ciudadano en su génesis buscó educar, nacionalizar y establecer un régimen que tenía como objetivos la seguridad pública y la integridad nacional, hoy esos objetivos del Tiro Ciudadano pueden alcanzarse a partir de estas nuevas propuestas.

Las escuelas de tiro deportivo, en Instituciones habilitadas para tal fin, apoyadas y supervisadas por los organismos pertinentes son base fundamental de las políticas futuras a implementar en el área.

Como reflexión final digamos que, mucho mas se habla y se critica, que proponer y hacer efectivamente. Si de ahora en más las cosas no son como queremos; ¿a quien vamos a responsabilizar por ello?

Que cada cuál asuma su rol con responsabilidad y humildad de trabajo, si no nos equivocamos, seguramente el futuro será mejor...

O al menos eso esperamos...


 

Current Topic - Historia del tiro y de las armas.